lunes, 25 de mayo de 2015

POEMAS Y PATRIA EN MANUALES ESCOLARES



PATRIA 


Patria es la tierra donde se ha sufrido,
Patria es la tierra donde se ha soñado,
Patria es la tierra donde se ha luchado,
Patria es la tierra donde se ha vencido.

Patria es la selva, es el oscuro nido,
La cruz del cementerio abandonado,
La voz de los clarines, que ha rasgado
Con su flecha de bronce nuestro oído.

Patria es la errante barca del marino,
Que en el enorme piélago sonoro
Deja una blanca estela en su camino.

Y patria es el airón de la bandera,
Que ciñe con relámpagos de oro
El sol, como una virgen cabellera.

Leopoldo Díaz, 
Manual  Estrada, Tercer Grado, Ed. 1958, Argentina



A MI PATRIA 



Oh cuna de mi infancia, patria mía!
Lumbrera del gran pueblo americano:
Deja que admire con placer el alma
La espléndida belleza de tus llanos.

Quién no anhela vivir bajo tu cielo?
Quién no desea contemplar tus astros,
Suelo de amor, de libertad, de gloria,
Cuna de San Martín y de Belgrano?

Por eso el alma mía con orgullo
Te expresa, oh madre!, su entusiasmo patrio,
Enviándole un saludo cariñoso
En las humildes alas de su canto.

Román Oliver
Manual Estrada, Tercer Grado, Ed. 1958, Argentina



LOS DÍAS DE MAYO



Ya sé por qué son tan lindos
Los claros días de Mayo;
Por qué la bandera alegra
La vista, al aire flotando;
Por qué se viste de gala
La escuelita y el palacio;
Por qué aplaudimos contentos,
Por qué dichosos cantamos.

Mayo tiene, entre sus días,
Una fecha que los labios
Con amor siempre pronuncian,
Temblorosos de entusiasmo…

Ya sé por qué es glorioso
Ese día afortunado
En que nació vigorosa
La libertad que gozamos.

Por eso, lleno de júbilo,
Encendido de amor patrio,
Soy el primero en gritar
El Veinticinco de Mayo:

Viva la noble Argentina!
Vivan los varones santos,
Que altivos y generosos
Su libertad conquistaron!

Rafael Ruiz López
Manual Estrada, Tercer Grado, Ed. 1958, Argentina



25 DE MAYO DE 1810
(Fragmentos)


Amaneció turbio el día,
destemplado y ceniciento,
nublado, ventoso, frío,
ventoso día de invierno.

Y amanecieron las almas
borrascosas como el tiempo.

Volaban las bajas nubes,
tocando los bajos techos,
mientras el viento jugaba
al arco con los sombreros.

Y caía una garúa
que calaba hasta los huesos.

De arriba abajo medíanse,
con altivez y recelo,
militares y paisanos,
adolescentes y viejos,
humildes y poderosos
y hasta mulatos y negros,
buscando los dos colores
en solapas y sombreros.

De pronto, una batahola
fue del uno al otro extremo
de la plaza y enseguida
sobrevino un gran silencio.

A la media hora
estalló un júbilo inmenso;
y aunque el sol ya se ponía
debió alumbrar un momento.

Germán Berdiales, 
Poesía del libro de 4to. grado/ 9 años “A jugar con las palabras“.
Colección “Jugando con el mundo”. 
Autora: Hayde‚ Larese Roja de Gay. Editorial Magisterio del Río de la Plata



*Publicaciones que pertenecen a sus Autores con todos los Derechos Reservados.
Extraído de Acuarelas de Palabras - Internet

FIESTA PATRIA EN VERSOS


PATRIA




“Se nace en cualquier parte. Es el misterio, 
-es el primer misterio inapelable- 
pero se ama a una tierra como propia 
y se quiere volver a sus entrañas.
Allí donde partir es imposible,
donde permanecer es necesario,
donde el barro es más fuerte que el deseo 
de seguir caminando, 
donde las manos caen bruscamente
y estar arrodillado es el descanso,
donde se mira al cielo con soberbia 
desesperada y áspera,
donde nunca se está del todo solo, 
donde cualquier umbral es la morada. 
Donde se quiere arar. Y dar un hijo. 
Y se quiere morir, está la patria.”


                                               Julia Prilutzky Farny 



CANTO A LA PATRIA


I
Yo soy el hijo de tu pampa.
Tu corazón de trigo es mi universo.
Y no voy a cantarte sino como quien eres,
sino como te siento,
oh, suma de la espiga y la paloma,
de la tierra y el cielo.

Por la esperanza siempre viva
de tu día primero.
Por la rosa ofrecida que en la mano
te queda de los hechos,
sobre una base en que se ha hecho mármol
la multitud del hueso,
y por el ángel que mi amor te inventa
y de ti se adelanta trompetero.
Por nada más.
Por nada menos.

No por la cuenta de tus días:
por tu diario nacimiento.
No por tu ayer segado:
por tu mañana nuevo.
No por tu lágrima, que existe.
No por tu paso en soledad, que es cierto.
No por quien llora su pecado
de negación sobre tu pecho:
por tu salud de amor;
por tu olvido sin precio;
por tu perdón;
por tu silencio;
por tu mirada de ojos grandes
sobre la lágrima y el sueño.
Argentina es tu nombre
que desafía el tiempo.

Estás hecha del numen de Mariano, 
que es el fuego,
y el del Gran Capitán que toma el rayo
donde lo bate el cielo,
y el del hermano que vendrá y ya viene
por avatar del genio.
De nada más.
De nada menos.

Entre uno y otro estallan
los formidables términos,
sobre un trasfondo de tambor herido,
de guitarra y lamento,
y de descarga que en el pecho estampa
con un relámpago la flor de ceibo.
Es Juan José. Es Ignacio. Es Bernardino. 
Es Martín. Es Guillermo. 
Es el clamor de Cayetano 
que hace temblar el templo.
Es un manco que gana las batallas 
hasta después de muerto.
Es Esteban que canta. 
Es Domingo que irrumpe en los infiernos. 
Es la “manzana de las luces” 
que fuerza las tinieblas. Es Caseros
que echa abajo las puertas,
y son los mil doscientos
que Aarón conduce con la sed y el hambre
del fondo del Antiguo Testamento,
sembrando en mar y río y selva sola
los corderitos de sus niños muertos.

Es Gregorio que a pié cruza los Andes 
con la noticia en el sombrero.
Son las trescientas leguas de Calixto 
para mirar en Mayo el día nuevo.

Es Juana fantasmal. 
Es Macacha cosiendo y descosiendo. 
Es toda la mujer y todo el niño,
con todo el hombre galopando o preso.

Es la cabeza mártir
de Marco ante su pueblo. 
Es Próspero que aprende su proclama
como si fuera un verso.

Es la niña que lleva de la mano
su niño al guerrillero.
Es el niño que vuela entre fusiles.
Es el niño que llega, mensajero.

Es la madre que lava silenciosa
su llorado pañuelo.
Es Manuel que levanta de las aguas 
su azul de ropa hacia el azul del cielo.

Es una imprenta a cuestas.
Es Juan Cruz, Es Florencio. 
Es un himno más fuerte que la muerte,
en todas partes y de afuera adentro.

Es Bernardo. Es Tomás. Es Juan Bautista. 
Es una larga procesión de truenos.
Bajo una lámpara, junto a una mesa,
es Rufino, maestro. 

Es la guitarra que enamora y lleva
por vado y por desierto.
Es la que llora a Juan en Humahuaca. 
Es Martín Fierro.

Es la misma guitarra que a la plaza
llega alada y armada con su cielo.
Son cítaras y guitarras confundidas
en dos Bartolomé que hacen el pueblo.

Es Nicolás, pujante.
Es Leandro, profético. 
Es María de Alcorta con su grito. 
Es Lisandro que se derrumba en trueno.

Y es una inmensa lluvia para todos
sobre un trigal inmenso.

Argentina te llamas,
que no conoce el sueño.

II

Tu destino es de amor; tu sal, del hombre,
de todo el hombre por el mundo entero,
porque es una la lágrima y la sangre
de todo el hombre que quedó en tu suelo.
Así lo quiere el hombre numeroso
que planta el árbol y que bate el hierro,
y el hombre solo que por bien del hombre
vigila el mar y el solitario hielo.
Tu libertad se llama María Eusebia. 
Tu libertad nació de un solo peso.
En tu enfaldo la tengas siempre niña,
como la puso el pueblo,
mojada por la lluvia
de tu día primero.

Así lo quiere tu labrada tierra.
Así tu mar inmenso.
Así tu mineral y tu ganado.
Todo tu mundo está cantando “quiero”;
la trinidad cereal de tu bandera;
el río maderero;
el otro río que por honda herida
sale a la luz para decir “soy negro”,
y el gran río que tiene en el Salado
su gárgara de sal para ser bueno.

Así lo quiere en su lección de espera;
así lo quiere repitiendo “espero”,
clavada mariposa que no muere,
tu bella cenicienta del océano.

Hay quien te llama Luz, y no te ve.
yo te llamo camino, y me prosterno
con mi filial temor de San Martín,
con mi temblor de niño por Moreno,
y pido, por mi espiga y mi paloma,
que me pongas al hombro tu cordero,
para llevarlo un día, un solo día
de puerta en puerta, por el mundo entero.


                                    José Pedroni 

sábado, 23 de mayo de 2015

ESPACIO CULTURAL EN VITAMINA CDIGITAL

Rodrigo Oliveri y la poeta Marita Rodríguez-Cazaux
en la 41° Feria Internacional del Libro de Bs. As.
Por Ricardo Tejerina

El escritor es un artista, por supuesto, su forma expresiva es uno de los diferentes lenguajes del arte. Pero, a mí me gusta más el otro costado, el lado laborioso y esforzado del autor, es decir el margen del oficio.

Recuerdo que Adolfo Bioy Casares (1914-1999) sostenía que el propósito fundamental del "oficio" de escritor es contar cuentos (cito de memoria, por ello la paráfrasis). Por tal motivo, como una suerte de tributo al escritor de La invención de Morelconvocamos a través del portal de Facebook de Vitamina Cdigital a un concurso exprés de microrrelatos (entre el 18 y 19 de mayo últimos).

Fuimos por la recuperación de la esencia, pues. A buscar al artesano de letras, creador innato desde luego, pero también escribiente y escribidor, amanuense de sus propias musas y competencias. Y digo esto porque el modesto certamen que realizamos implicaba el desafío de contar una historia brevísima (apenas cuatro renglones), pero a la vez corregirla, editarla y publicarla digitalmente, completando de tal modo el ciclo de lo escrito: creación, corrección, satisfacción.

A mi cargo tuve la selección del microrrelato ganador. Me cuesta hablar en términos de orden o jerarquía, si bien suelo habitualmente seleccionar textos, no lo hago con la idea de que unos ganan y otros pierden. Más bien realizo la tarea como un ejercicio de fascinación. Me dejo hundir en la profundidad de un relato y luego exhalo, para emerger con la única certeza de que "éste" bien puede ser... y allí es que otro llega de inmediato a cuestionarlo. Enhorabuena. La paridad es siempre un escollo pero también una gracia, la "competencia entre competentes" resulta enriquecedora para todos.

El tema propuesto fue "Ángeles y Demonios", a sabiendas de la pluralidad de sentidos que podían dispararse. Desde la apropiación literal por parte de los autores, hasta la deconstrucción del tema y la reconstrucción de esos sentidos a través de extensiones figuradas como la maldad, el odio, el resentimiento y la ira, o sus opuestos bondad, amor, redención y paz.

Todos los participantes lograron hallar la virtud en la austeridad. Sin poder apelar a la batería de recursos disponibles ni al preciosismo de la prosa, tuvieron que apuntar su historia como flecha certera. Y lo lograron. Pudieron "contar un cuento" en cuatro renglones; de principio a fin, agudizando su ingenio y sometiéndose a la regla pretoriana de la extensión, cuyo único propósito era que buscaran en sí mismos al artesano de letras capaz de darle forma precisa y justo equilibrio a la silla de tres patas. 

Un dato: entre los autores que aceptaron la convocatoria asomaron jóvenes con actualidad vigorosa y futuro promisorio como el caso de Leonel Álvarez Escobar y Nicolás Darchez; también plumas solventes con publicaciones a cuestas tal el caso de Ana Cristina Pzonka, Liliana Bonavita, Mabel Antonini, Silvia Bazán, Alicia Yokoi, Claudia Almada, Laura Mastracchio Delponte, Martha Vaccari y Miri Laurnaga; sumadas a las gratísimas revelaciones de Héctor Caputo, Mirta Gaziano, Adriana Barone y Josefina Ruíz; y el siempre legitimador aporte de formadores de escritores y colegas como es el caso de Bibiana Pacilio, todos diestros y hábiles en el campo. Esto puso la vara alta desde el vamos. 

Siempre digo que los reconocimientos valen en tanto y en cuanto la justa se libre con buenas artes y en competencia de pares que elevan nuestro nivel. Imponerse a los buenos es meritorio, tanto como circunstancialmente caer ante ellos, con quien tenemos paridad y la definición suele resolverse por el canto de una uña. Y aquí, ése ha sido el caso.

Me he quedado con el microrrelato de Rodrigo Oliveri, que consiguió lo que otros, pero con un detalle adicional: me ha devuelto al páramo de la existencia, a las fronteras de la finitud y la eternidad, a la honda cavilación de mis dudas y certezas. He allí "el canto de uña" que les comentaba. Enhorabuena.

He sido afortunado al leerlos, a todos y cada uno. Gracias por tanto, perdón por tan poco.


MICRORRELATO GANADOR - AUTOR: RODRIGO OLIVERI - 


Si hubieran visto lo que esta criatura, de seguro, aborrecerían su existencia. Con gusto habría entregado mi ser al vacío, si aquello fuera una alternativa... ¡Ni siquiera el cielo ofrece salvación! Tal como versaba un antiguo olvidado: Así como es arriba, es abajo.



Publicado por 
Etiquetas: Espacio Cultural

jueves, 21 de mayo de 2015

RESULTADO DEL CERTAMEN LITERARIO EN IDIOMA CASTELLANO E ITALIANO


Tercer Certamen Literario Rotary Club de Flores D.4895 - Coordinación Ida De Vincenzo




JURADO 

Escritora Prof. Silvia Ester Spiner 
Lic. Adriana Alicia Rodríguez (Editorial Alma Luz)
Escritora y Poeta Prof. Marita Rodríguez-Cazaux

Coordinación: Artista Plástica Ida De Vincenzo


PREMIACIONES

OBRAS EN IDIOMA CASTELLANO

POESÍA

Primer Premio: “Entré en Abril” de María del Carmen Manetti
Segundo Premio:  “Agosto 16” de Silvana María Mandrille
Tercer Premio: “Llorarán esta noche” de Alicia Leonor Orlando

MENCIONES

Primera Mención: Susana Angelica Orden por “Canto a la Paz”
Segunda Mención: Marcelo Posada por “Semilla”
Tercera Mención: Adolfo Zabalza por “Himno Rotariano”
Cuarta Mención: Guillermo Santos Ledri por “Nono Italiano”


CUENTO 

Primer Premio: “Confesión” de Mariela De Gregorio
Segundo Premio: “Mujer al fin” de Edith Fedora Soto
Tercer Premio: “Fascinación” de Liliana Noemí Bardessono
Cuarto Premio: “Mi lugar en el mundo” de Ricardo Raúl Biglieri


MENCIONES

Primera Mención: María Esther López Escobar por “Balada para Teresa”
Segunda Mención: Alicia Leonor Orlando por “Dieta Ligera”
Tercera Mención: María Rosa Rzepka por “Del Sur al Sur”
Cuarta Mención: Franca Scaturchio por “El Reencuentro”
Quinta Mención: Matilde Haydee Silva por “La Foto”


OBRAS EN IDIOMA ITALIANO

POESIA

Primer Premio: “Gocce” de Antonella Ronzulli
Segundo Premio: “Sogni Rubatti” de Teresita Bovio Dussin
Tercer Premio: “Sulle Orme Avite” de Carla Barlese


CUENTO 

Primer Premio: “Il Miracolo” de Julia Noemi Issa
Segundo Premio: “Al Vittoria” de Virginia Rita Bintz Wachsmuth


***



miércoles, 20 de mayo de 2015

PERIÓDICO IRREVERENTES

“PATAGONIA FANTÁSTICA”

de alejANDRO AGUADO

                                                                                                                                                Por Germán Cáceres
Patagonia fantastica2
Lleva como subtítulo “Seres e historias de las creencias populares actuales”. En el prólogo se aclara que “Su existencia se relaciona con las culturas de la tierra, cuyas raíces son los pueblos originarios: tehuelches y mapuches”.
En primer lugar Patagonia fantástica cautiva porque el ser humano, aunque trate de explicar racionalmente los hechos misteriosos, espera que ellos le ofrezcan una interpretación y  un sentido a nuestro tránsito por este caótico planeta.
Alejandro Aguado llevó a cabo un intenso trabajo de campo, sobre todo en Chubut, y ofrece un vastísimo panorama  de los innumerables relatos de la mitología patagónica, que su población toma en cuenta más allá de su nivel cultural. El “Mapa de una región con eventos peculiares y recurrentes” resulta muy didáctico porque señala los lugares en los que ocurrieron la mayoría de estos sucesos,  situados entre si a una distancia de sólo trece kilómetros.
Pero estas almas en pena en principio sólo atemorizan, no son monstruos asesinos.
Para abarcar esta temática, el autor se valió de la ilustración, la historieta, la fotografía y el texto escrito. Este último, en el caso de “Poblaciones fantasmales”, bordea la microficción de género fantástico. Su correspondiente lámina a tinta está lograda a través de sutiles insinuaciones de demonios en plena actividad.
En el “Puesto embrujado EL MOYANO”, que nadie quiere visitar porque a la noche aparecen espectros de gauchos, se aportan cuatro fotografías sobre el sitio. Además, se transcribe la letra de la canción homónima, del músico patagónico Lito Gutiérrez. “El día que el viento nos atacó” es una anécdota personal en la cual el investigador y sus acompañantes fueron embestidos por una espontánea columna de tierra en el valle del Genoa, y de la que se muestra una serie de ocho fotos. También registró con la cámara al presunto “El hombre de negro”, un espíritu que pretende que la gente lo salude.
Varias historietas refieren algunos de estas experiencias, como “Intro ilustrada”, cuyo personaje es el mismo autor que explica el objetivo de su exploración; “El visitante”, que con negros y blancos contrastados trata sobre un demonio tal vez imaginario; “La vieja estación”, cuya gráfica -con gran poder de síntesis- sugiere un hecho acontecido en una estación de tren abandonada que cobra vida por la noche; en “El intruso” -de excelente ritmo narrativo- emerge inesperadamente el Inchimallen, una especie de brujo (hay una foto de un paraje que frecuenta); “La Machi” (una mujer al servicio del bien, que puede transformarse en el “Calcu”, encarnación del mal), está excelentemente planificada y ostenta una notable composición de página; “El arqueólogo y la indígena” es una poética historia de amor ultraterreno narrada en sólo dos páginas; “Una de piratas”, empleando un tratamiento gráfico de grises, crea un clima de irrealidad al señalar cómo unos pícaros duendes roban estéreos a los sorprendidos turistas.
Un “Bosquejo de ideas y lápices” contiene cuatro páginas de los apuntes que sirvieron de soporte a las historietas y a las láminas, pero en varios episodios se muestran otros bocetos.
En cuanto a las ilustraciones, el artista estiliza su figuración con expresivo humorismo y una impronta gauchesca que traen a la memoria los dibujos costumbristas de Florencio Molina Campos y las pinturas de Pedro Figari. Su trazo elige una cierta tosquedad para registrar los árboles y montañas del ámbito patagónico y recurre, además, a los esfumados y a las múltiples rayitas. Es frecuente su apelación al movimiento para dinamizar la escena, como en “El Chapeado`”, que alude a los adornos de plata –a veces fantasmales- que ostentan los caballos. Otra característica de su trabajo es el sentido plástico y su cuidada composición (por ejemplo, en “La Salamanca”, círculos concéntricos representan una persecución emprendida por los demonios que habitan una cueva).
La Patagonia es una región que Aguado conoce profundamente y a la que ha aportado una abundante bibliografía. Quien desee interiorizarse en la magia de sus fascinantes mitos telúricos no debe dejar de leer este libro.

“Patagonia fantástica”, de Alejandro Aguado (La Duendes, Comodoro Rivadavia, 2015, 84 páginas)

domingo, 17 de mayo de 2015

DÍA DAS LETRAS GALEGAS


"Se aínda somos galegos é por obra e gracia do idioma".
                                     

                                                                        Castelao


Santiago de Compostela será la Ciudad Invitada de Honor de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires en su próxima edición,en el año 2016. Esta noticia, revelada este sábado en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 2015, es para el conselleiro de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, Román Rodríguez, una «oportunidad» para mostrar el «enorme talento literario gallego» y para «consolidar» la industria del libro gallego en el exterior.

POÉTICA GALEGA




                                                            PARTÍN DE MIN


                                                                                 A miña nai, rapaciña cativa

Fuxí de min polo camiño verde.
Fun bordeando a maxia do verán,
o resol dun xardín cheo de infancia.

Despoxado, truxo o aire lembranza.
Agarimoso rumor do norte
a carón dos méus mesmos pasos.

Cando saltei as pedras do regato
o lazo azul da miña trenza, era axitado mar.

Sombrizo campanario,
rezo silandeiro,
no atrio de San Xulián
a Santa Compaña, perdíase.

Os ollos, aínda antes quelos pasos,
dende Padrón despederon Cesures,
Valga, Caldas de Rei, a Gloria.

Apuroume a inxustiza, o medo.

No Axuntamento
quedóume o corazón de nena
pechado na cárcere dun Pasaporte.

Grillones tiñan meus tornecelos
ao subir a escalinata do barco.

Non tiña estrelas a noite.
Fuxía dos soles, a tibieza.
O océano,
un mantelo de sal enriba da ferida.




                                                           PARTÍ DE MÍ


                                                                          A mi madre, niña pequeña
Partí de mí por un camino verde.
Fui bordeando la magia del verano,
el resol de un jardín lleno de infancia.

Despojado, trajo el aire recuerdos.
Amoroso rumor del norte
al lado de mis pasos, iba.

Cuando salté las piedras del regato
el lazo azul de mi trenza era agitado mar.

Sombrío campanario,
rezo silente,
en el atrio de San Julián
la Santa Compaña, se perdía.

Los ojos, antes que los pasos,
desde Padrón despidieron Cesures,
Valga, Caldas de Rei, la Gloria.

Me apuraron la injusticia, el miedo.

En la Intendencia,
quedó mi corazón de niña
en la cárcel de un Pasaporte.

Grilletes tenían mis tobillos
al subir la escalinata del barco.

No tenía estrellas la noche.
Huía de los soles, la tibieza.

El océano,
un manto de sal sobre la herida.

Imagen: O Grove y puente de A Toxa