lunes, 27 de abril de 2015

EDITORIAL DUNKEN

                   FIRMA DE ESCRITORES

 En ambos horarios la Autora participó del Vuelo de Libros con sus obras "Del glamour a la ciénaga " y "Poesía Congregada".

Rodriguez Cazaux, Marita
Viernes 24 de Abril20:00Editorial Dunken (Stand: 823)


Rodríguez-Cazaux, Marita
Viernes 24 de Abril21:00Editorial Dunken (Stand: 823)

sábado, 25 de abril de 2015

FIESTA EN DUNKEN Y VUELO DE LIBROS



Autores y Editorial Dunken, efectuaron Vuelo de Libros en La Noche de la Ciudad 
en la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires  2015.









viernes, 24 de abril de 2015

EN LA FERIA DEL LIBRO INTERNACIONAL DE BUENOS AIRES


CELEBRACIÓN DE AUTORES EN EL STAND DE EDITORIAL DUNKEN  
CON LA PRESENCIA DE TEJERINA, RODRÍGUEZ-CAZAUX Y PENELAS

Los escritores argentinos Marita Rodríguez-Cazaux y Ricardo Tejerina

STAND 823 PABELLÓN VERDE DESDE LAS 19:30 HS.

Foto: Cortesía Vitamina Cdigital

jueves, 23 de abril de 2015

23 DE ABRIL VUELO DEL LIBRO




O LIBRO

Somos, el máis eu, alas.



RESEÑAS

“VESTIDO DE NOVIA”, DE PIERRE LEMAITRE

                                                                                                              Por Germán Cáceres
Pierre Lemaitre II
Tal vez la mejor definición de esta cumbre de la literatura policial se encuentre en el comentario de Avantages que figura en la solapa de la contratapa del libro: “Un thrillerdiabólico, que se lee de un tirón, con fascinación y miedo. Arte del grande”. Pierre Lemaitre (París, 1951), si bien ya está consagrado (Premio Goncourt, Premio de Novela Negra Europea,  Dagger Award, Premio de la revista Lire, Premio Roman France Télévisions y Premio de los Libreros de Nancy-Le Point) con Vestido de novia(Premio del Salon du Polar 2009) ya puede situarse entre los escritores más representativos de la novela francesa actual.
Sophie, la protagonista, parece estar volviéndose loca y el autor describe con diestro pulso narrativo los meandros psíquicos en que se sumerge. En su deambular ocurren crímenes de extrema crueldad, por los cuales es inevitable que a uno lo invada la sensación de asco. Por tal motivo no resulta difícil evocar el filme Repulsión (1965), de Roman Polanski., o la novela La novia vestía de negro (1940), de Cornell Woolrich, llevada al cine por François Truffaut en 1968.
Pero luego aparece un extraño personaje que la está siguiendo y toma apuntes ordenados por fechas, como si se tratara de un diario. Esta parte opera como un giro de la acción y el lector queda aprisionado por el llamado suspenso psicológico, ya que Franz –así se llama este perturbado que oscila entre el voyeur y el espía- está maquinando un plan siniestro y malvado contra la integridad mental de Sophie. Resulta patético cómo un individuo común se encuentra completamente indefenso frente al accionar perverso de un psicópata inteligente que, además, posee sólidos conocimientos de informática y de la tecnología de las comunicaciones. La novela despliega angustia y opresión a raudales, a la vez que contrariedad ante los comentarios mordaces e irónicos de Franz respecto a las adversidades de su víctima.
Hay excesos morbosos en esta historia y a veces los hechos se tornan poco probables, pero es allí justamente donde el lector inteligente debe emplear la suspensión de la incredulidad para gozar de la adicción irresistible que provoca esta novela a través de las sorpresas –verdaderos shocks– que transitan por sus páginas.
La traducción de María Teresa Gallego Urrutia y Amaya García Gallego es excepcional, revela un trabajo intenso, realizado a conciencia.
Otros libros de Lemaitre son: El novelista (2006), Cadres Noirs (2010), Alex (2011),Sacrifices (2012) y Nos vemos allá arriba (Premio Goncourt 2013).
*Germán Cáceres (Avellaneda, 1938) Escritor y dramaturgo argentino.

ARTÍCULOS LITERARIOS



“Gracias por el fuego”, de Mario Benedetti

Por Fernando Veglia
2013-02-21-19-19-23
Observando mi pequeña biblioteca, busco una obra para reseñar. Jóvenes y viejos lomos evocan las historias que alguna vez leí; unos lo hacen vagamente y otros con increíble claridad. Los acaricio como muestra de gratitud y les dedico algunos pensamientos.
Supongo que puedo sugerir un libro; es inigualable, es necesario. Lo tomo, lo siento entre las manos. Inevitablemente, pienso que inspiró a miles de hombres, destrozando al tiempo. Leo la tapa, los datos del autor y algunas frases sueltas. Busco anotaciones marginales, busco algo que no encuentro, que no puedo verbalizar. Lo dejo en donde estaba. Quizá en otra ocasión vuelva sobre él.
El proceso continúa. Toco una tapa dura, es Gracias por el fuego de Mario Benedetti. Recuerdo un conflicto entre padre e hijo, un profundo desengaño, la frustración, el fracaso y la tragedia.
El índice no me inspira nada. Ojeo unas páginas y el primer capítulo, genial, me asalta robándome una sonrisa. Un grupo de personas cenan en un restaurante de New York. Son uruguayos de clase media y entre ellos está el protagonista: Ramón Budiño. Les agrada el “moderno” Estados Unidos y desprecian su “atrasado” país natal. Sin embargo, cuando un personaje anuncia que una inundación catastrófica arrasó Uruguay, todos se arrepienten de sus dichos y actitudes. Aunque el arrepentimiento sólo perdura hasta que confirman que la catástrofe no era tal.
No puedo contenerme. Leo algunos párrafos al azar. Entonces, Ramón narra trozos de su infancia, de sus relaciones familiares y laborales, de cuando comenzó a odiar a su padre: Eduardo Budiño. “El Viejo”, dueño de un periódico y una fábrica, corrupto, egoísta, sin escrúpulos y respetado, representa a los que impiden el progreso de la sociedad, a los que la pudren, la estancan, a los que la someten a sus caprichos.
Ramón, insatisfecho, harto del frustrante presente que lo hostiga, decide matar a su padre. Acabar, de una vez por todas, con la persona que ha coartado su vida. La terrible decisión acabará en tragedia, acabará con Ramón.
Por unos instantes, mi mente viaja a las noticias, está concentrada en los suicidios, ve a los suicidas, a los que eligen matarse para no matar, a los que están acorralados y no ven la salida. Reflexiono. Musito un insulto, librándome de tamaña amargura.
Sosteniendo el libro, recuerdo que lo compré porque fue prohibido por la dictadura militar argentina. La edición no tiene prólogo. Desconozco el año de publicación. El ordenador me ayuda: fue publicado, por primera vez, en el año 1965. En ese entonces, la juventud asaltó las calles, exigiendo un cambio, una nueva ética.
El presente exige que Ramón vuelva a rebelarse contra Edmundo, exige no rendirse jamás. Algo en el pecho me arde y me trastorna. Pienso en cifras, en años, en frustraciones y fracasos. Asevero que el futuro pertenece a millones de hombres y no a un grupo. Dejo el libro en su sitio. Continúo buscando, suponiendo que en otra ocasión escribiré la reseña de Gracias por el fuego.

Gracias por el fuego (1965) Mario Benedetti (1920-2009) escritor uruguayo.

Fernando Veglia p/fernandoveglia

miércoles, 22 de abril de 2015

GALEGUIDAD NA FERIA DO LIBRO - BOS AIRES 2015







CANTIGA DO NENO DA TENDA 

Ao longo das rúas infindas
os galegos camiñaban
soñando un val imposibel
na verde riba da pampa...